Header Image BED

eficiencia

Hemos ido conociendo las mejores opciones para tener una cocina en perfectas condiciones, con aquello que mejor se adapta a nosotros y más nos gusta pero ¿le estamos dando el uso correcto?

eficiencia

La compra de un nuevo electrodoméstico

te da la oportunidad de revisar su eficiencia energética y elegir dependiendo de ella. Escoge electrodomésticos con sello A+++ siempre que puedas. Aunque sean más caros, ahorrarás durante su uso y contaminarás menos. Recuerda que este tipo de aparatos debemos renovarlos cuando realmente se hayan estropeado y no por capricho o porque queden pasados de moda.

La nevera

Adapta la temperatura de tu nevera al clima. Aumentala temperatura cuando comience el frío y bájala cuando llegue el calor. La nevera debe mantenerse entre 3 y 5 grados y el congelador entre -18 y -15. Para que esta temperatura se conserve, abre la puerta de la nevera lo mínimo y durante el menor tiempo posible y no metas alimentos aún calientes. En cambio, en el proceso de descongelar un alimento, guárdalo en la nevera y la ayudarás a mantener su temperatura.

El horno

cuando vayas a utilizar el horno, aprovecha para cocinar varias cosas a la vez, o al menos, una tras otra. Y por supuesto, evita abrir el horno durante el proceso ya que se escapa cerca del 20% del calor y se necesitará un mayor consumo de energía para recuperarlo.

A la hora de cocinar

Utiliza siempre el fogón adecuado para el recipiente que utilices, tapa la cazuela siempre que la técnica de cocina te lo permita y utiliza la olla a presión para cocciones largas y ahorrar tiempo y energía.